Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5/08/09

Es el autor de la primera obra extensa en prosa jónica y en griego conservada. Antes de él  escribieron tratados en prosa filósofos como Heráclito y Demócrito, logógrafos –narradores de relatos – como Cadmo de Mileto, Acusilao de Argos y Hecateo de Mileto.

Son obras monográficas sobre temas filosóficos y científicas escritas a partir del siglo VI a.C., y constan de un proemio y de una narración bastante caótica en su composición de estilo lírico.

Heródoto sin embargo hace una obra en prosa que compite con la de Homero. Cuenta éste la  lucha entre griegos y troyanos por el agravio inferido a Aquiles por Agamenón promovido por Apolo, y de su venganza que culmina con la muerte de Héctor. Es una obra cuajada de digresiones sobre la guerra, sus precedentes y sus consecuencias, que rompen el hilo argumental.

Heródoto cuenta la lucha entre griegos y asiáticos que culmina en las Guerras Médicas. La finalidad es expuesta en su proemio, y es la misma que la de Homero, evitar que las grandes acciones de griegos y asiáticos, queden privadas de gloria citando las causas por las que lucharon.

Las diferencias entre ambas obras es manifiesta. Heródoto comienza afirmando que su obra es el fruto de su investigación. La obra tiene titularidad al igual que la de Hesíodo y las de los líricos precedentes. No hay una narración sobrenatural sino hechos investigados.

Según el mito, el origen de los conflictos fue los raptos de mujeres –de Ío, de Helena, de Europa, de Medea –, sin embargo Heródoto cuenta las versiones sin decantarse por ninguna de ellas, se limita a exponer lo que sabe sobre quién fue el que agredió a los griegos. Señala a Creso, rey de los lidios.

Presta atención a los hechos humanos, los dioses no aparecen en su narración de forma directa. Expone una visión general y no unilateral, creando así la Historia Universal. Hasta ese momento lo que había era poemas épicos de héroes y crónica de pueblos o ciudades. Habla sólo de los hombres, no hay un héroe, los protagonistas son el pueblo griego y el hombre en general como sujeto activo de la Historia.

Se le considera el primer historiador porque su Historia se aleja de la teocracia al narrar acontecimientos humanos en un tiempo y un lugar determinado, y no sobrenaturales.

En una teocracia el hombre no es el sujeto de la acción sino un instrumento de los dioses. Heródoto se aleja del mito. En la mitología son los dioses quienes actúan quedando excluidos los actos humanos. Aparecen en su obra elementos teocráticos y míticos, justificada por ser una persona presa de una cultura y una época de la que no puede sustraerse, pero que busca las razones por las que los hombres hacen lo que hacen.

Hoy se sabe que muchas cosas que narra las ha oído contar, pero no le quita mérito ya que posee un gran sentido analítico que aplica a las diferentes fuentes a las que tiene acceso como son los tratados políticos, cartas, declaraciones de guerra, textos logográficos, etc., que es la base sobre la que apoya su investigación.

Heródoto tuvo que exiliarse a Samos muy joven por verse involucrado en una revuelta contra el tirano Ligdamis, príncipe cario al que los persas dieron el gobierno de la ciudad. Halicarnaso era una ciudad doria en territorio cario. Heródoto tenía mezcla de sangre caria. Vivió pues en Samos, Atenas y finalmente en Turios donde presumiblemente escribió su Historia hacia 444 a.C. y acabó su vida (también se especula que murió en la Magna Grecia).

El exilio sucede en el momento en que Atenas al frente de la Liga marítima trataba de liberar las ciudades griegas sometidas a los persas.

Con la Paz de Calias establecida hacia 449 a.C., entre la Liga de Delos y el imperio persa, acabó las Guerras Médicas. Heródoto, aprovechando la paz y su condición de nacido como súbdito persa, para viajar por Oriente. Además conoció Egipto, Asia Menor, Babilonia, Escitia, Cirene, las islas del Egeo, Creta, la Magna Grecia, etc.

Bibliografía

Heródoto. Historia.

M. de Riquer, J.M. Valverde. Historia de la literatura universal.

Jacob Burckhardt. Historia de la cultura griega.

Apuntes propios de clase

Read Full Post »

El pasado más remoto para los griegos era la mitología y la leyenda heroica, y la epopeya en verso. Eso constituía la memoria y el testimonio del pasado que nadie dudaba que sucediera tal como lo contaban los poetas.

Cuando Grecia pasa a constituir una realidad política consolidada y pone en marcha su empresa colectiva colonizadora, se enfrenta al mundo exterior y realiza los hechos que constituirán su historia. A partir de ese momento nace la historiografía griega, la historia, más que ser la narración de los hechos del pasado, es la narración de los hechos contemporáneos para la memoria futura.

Como antecedentes de la historiografía griega se deben citar los relatos de viajes de los jonios que sirvieron a los navegantes y mercaderes llamados periplos. Las crónicas de los logógrafos, que narran la fundación de ciudades o las genealogías de familias importantes de una forma descriptiva y en prosa.

Es preciso destacar a logógrafos (lógoi: relato en prosa) como Cadmo de Mileto con su Fundación de Mileto, Dionisio de Mileto con Historias lidias, Helénico de Mitilena con Historia ática o, Acusilao de Argos.

Autores de obras extensas son Hecateo de Mileto con Genealogías, Escílex, Hanón, Paníasis con Heraclea, Querilo de Samos con Pérsicas, Mimnermo de Colofón con Esmirneida o, Jenófanes con Fundación de Colofón.

Bibliografía

Heródoto. Historia.

M. de Riquer, J.M. Valverde. Historia de la literatura universal.

Jacob Burckhardt. Historia de la cultura griega.

Apuntes propios de clase

Read Full Post »