Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 2/08/09

Los heráclidas eran descendientes de una esclava de Yardano y de Heracles  y que reinaron durante 22 generaciones en línea masculina, por espacio de 505 años, transmitiéndose el poder de padres a hijos hasta Candaules, hijo de Mirso.

Giges escondido observa a la mujer

Giges escondido observa a la mujer

Candaules rey de Sardes estaba muy enamorado de su mujer de la que creía ser la más bella del mundo. Alardeaba de ello hasta el punto de que pensaba que no le creían. Habló con uno de sus oficiales de confianza llamado Giges, al que dijo: “Giges, como creo que, pese a mis palabras, no estás convencido de la belleza de mi mujer (porque en realidad los hombres desconfían más de sus oídos que de sus ojos), prueba a verla desnuda”.

Ojala pudiéramos ver la cara de Giges ante la proposición del cretino de su rey.

Giges respondió: “Señor, ¿qué insana proposición me haces al sugerirme que vea desnuda a mi señora? Cuando una mujer se despoja de su túnica, con ella se despoja también de su pudor. Hace tiempo que los hombres conformaron las reglas del decoro, reglas que debemos observar;   una de ellas estriba en que cada cual se atenga a lo suyo. Además, yo estoy convencido de que ella es la mujer más bella del mundo y te ruego que no me pidas desafueros”.

Es una respuesta desconcertante vista hoy, la de un servidor a su rey, es una respuesta moralizante que le afea la conducta.

La túnica que cita Giges es el quitón, que es una prenda interior de lino sujeta a los hombros y que deja libres los brazos. Llevaba costuras laterales y un simple cordón como cinturón, y cubría la totalidad de sus piernas.

Así que Giges se negaba sin duda por miedo al resultado de la petición. Candaules le tranquilizó diciendo que no temiera ni a él ni a su mujer, ya que no le vería al estar tras una puerta de su alcoba. Cuando el rey entrara la mujer le seguiría para acostarse, empezaría a desnudarse y podría verla completamente desnuda. Giges aprovecharía el momento en que ella le daría la espalda para salir de la alcoba sin ser visto.

Giges aceptó finalmente el deseo de su rey. Todo fue como lo planeó excepto que la mujer le vió salir de la alcoba. La mujer decidió vengarse de su esposo por la vergüenza sufrida.

Estas gentes tenían un sentido del pudor distinto a los griegos, y consideraban el desnudo masculino y femenino como una vejación.

Hizo llamar a Giges que acudió sin sospechar nada. Ella le dijo: “Giges, de los dos caminos que ahora se te ofrecen, te doy a escoger el que prefieras seguir: o bien matas a Candaules y te haces conmigo y con el reino de los lidios, o bien eres tu quien debe morir sin más demora para evitar que, en lo sucesivo, por seguir todas las ordenes de Candaules, veas lo que no debes. Sí, debe morir quien ha tramado ese plan, o tú, que me has visto desnuda y has obrado contra las leyes del decoro”.

Giges sorprendido, primero suplicó que no le obligara a hacer eso, pero finalmente se vio en la tesitura de matar o morir. Optó por conservar la vida. Ella urdió el siguiente plan diciéndole: “La acción tendrá efecto en el mismo lugar en que me exhibió desnuda y el atentado se llevará a cabo cuando duerma”. Siguió a la mujer hasta la alcoba, le entregó un puñal y le escondió tras la puerta. Cuando Candaules se durmió, Giges le dio muerte.

Con este asesinato Giges se hizo con el reino de los lidios y con la mujer. Fue confirmado por la Pitia en el Oráculo de Delfos, y se convirtió en rey. Supuso el cambio de la dinastía heraclida por la mérmnada.

La Pitia, además de confirmar a Giges como rey, pronosticó la venganza de los heráclidas cuatro generaciones después de Giges. El vaticinio se cumplió con la derrota de Creso por Ciro (Heródoto I, 91). Pero ese será otro encuentro en la Historia.

Read Full Post »

El tiempo

Los acontecimientos históricos se han de situar en el espacio y en el tiempo. Actualmente es fácil ya que disponemos de los instrumentos, pero hubo un tiempo en el cual estos medios no existían… los tuvieron que inventar.

El calendario que vemos y usamos cada día es solar y procede de la reforma que Gregorio XIII hizo en 1582. pero para llegar a ese momento, la ciencia tuvo que desarrollar las herramientas con las que se pudieran medir los movimientos de los astros con la suficiente precisión.

La luz durante el día permite medir su duración fácilmente, el ciclo de las estaciones está controlado desde antiguo por los agricultores, sin embargo, las semanas y los meses están vinculados a la luna, y los años son tan largos que es difícil calcular su duración.

La duración establecida en doce horas de los días y las noches parece ser un invento babilónico que llegó hasta nosotros a través de la cultura hebrea. Para los caldeos el número doce era su referencia para todo. Los siete días de la semana parece tener un origen similar. El número siete es sagrado o mágico. Según el Génesis “El día séptimo cesó Dios…”.

Los hebreos tenían un calendario lunar, su día principal es la Pascua que coincidía con el equinoccio de primavera y la luna llena.

La división temporal de la semana fue aceptada por la influencia religiosa y los hábitos culturales de los pueblos, y se convirtió en la división social y laboral del tiempo.

Los meses se establecieron observando el movimiento de la luna. Los sacerdotes babilonios midieron el tiempo, precisaron esos movimientos e hicieron un calendario como un ciclo de fiestas religiosas. Los días sagrados había que dedicarlos al servicio de los dioses exclusivamente bajo pena de ser castigado por la ley. Naturalmente, esos días festivos tendrían que celebrarse siempre en la misma fecha, así que eran los sacerdotes quienes fijaban esos días.

Se cree que hacia 1500 a.C. Babilonia poseía un calendario anual dividido en 12 meses lunares que sumaban 354 días. Para ajustar el calendario a las fiestas, cada varios años los sacerdotes añadían un mes, con lo que ese año tenía 384 días.

Los romanos consideraban que los días impares eran fastos (propicios), y que los pares eran nefastos (no propicios), así que hicieron un calendario (kalendas es el primer día de cada mes) lunar de 355 días. Cada dos años añadían un mes de 22 o 23 días sucesivamente, que dependía de los pontífices (pontifex). Julio César acabó con esa confusión decretando en el año 46 a.C. un año de 365 días al que se añadiría uno cada cuatro años.

Mahoma prohibió el calendario solar y utilizaron el calendario lunar de 12 meses de 30 y 29 días sucesivamente, en total suman 354 días. Sus ciclos son de 30 años, por tanto tienen que hacer una compensación en el último mes de alguno de esos ciclos. Treinta y tres años del calendario juliano equivalen a treinta y cuatro del musulmán con alguna pequeña diferencia.

Durante el Concilio de Nicea –año 325–, se fijó la Pascua, día de la resurrección de Cristo, el 21 de marzo que sirvió como punto de referencia a partir del cual se construyó el calendario litúrgico de la Iglesia. En época de Gregorio XIII (1572-1585) la Iglesia reformó el calendario juliano suprimiendo diez días, de manera que la gente se fue a dormir un 4 de octubre de 1582, y se levantó un15 de octubre de ese mismo año. Ese es el calendario vigente en la actualidad en la cultura occidental, y es llamado calendario gregoriano. Hubo resistencia a la implantación por parte de los países protestantes. A este respecto Kepler dijo: “…los protestantes prefieren estar en desacuerdo con el sol antes que de acuerdo con el papa.”.

Fue durante la Revolución francesa cuando hubo una nueva reforma que quiso romper con el pasado y asegurar para el porvenir la memoria revolucionaria. Se cambiaron los nombres de los meses por otros adaptados al orden natural climatológico y agrícola. Las semanas eran de diez días y los meses de treinta divididos en períodos de diez, con lo que tenían tres semanas. Fue instaurado el 5 de octubre de 1793 y derogado el 1 de enero de 1806.

Culturalmente distinto al occidental está el calendario parlante, utilizado por algunos pueblos primitivos africanos donde los días festivos se hacen coincidir con actos religioso-mágicos por los sacerdotes. Son calendarios no escritos transmitidos oralmente de generación en generación.

En China los astrónomos hacían el calendario supeditados a los políticos.

El objetivo principal del calendario es el control del tiempo. Al principio fueron los asuntos mágicos relacionados con el número siete los que determinaron los días de la semana. El mes está relacionado con supersticiones lunares, la germinación de las semillas o la época de siembra en luna llena o nueva. En Roma se clasificaban los días entre fastos y nefastos por iniciativa de los pontifex. En todos los casos es el poder de los dioses o de las fuerzas no humanas interpretado por los sacerdotes, lo que ha determinado que el calendario sea de una forma u otra. El hombre no tenía poder para controlar el tiempo.

Fueron los sacerdotes los primeros quienes hicieron un calendario vinculado con la liturgia religiosa, y por tanto los primeros en ejercer un poder sobre la sociedad por medio de la distribución de los días festivos, y los de trabajo. Cuando la Ciencia fue capaz de medir el tiempo y ajustarlo a los ciclos solares y lunares, el calendario pasó a depender del poder político y no exclusivamente religioso.

Read Full Post »